Enseñando a programar a niños

No, esta entrada no trata de otro software o lenguaje de programación tipo Logo, Scratch ni nada por el estilo. De hecho, ni siquiera requiere un ordenador.

La idea es de Nikos Michalakis, un ingeniero salido del mismo MIT.

El método es motivar al niñ@ a pensar como dar instrucciones a un robot. En este caso el niñ@ es el maestro del robot y el robot en sí, es un adulto. Idealmente alguien con quien el niñ@ tenga una relación de confianza: padre, madre, tutor, etc. Además de esto se requiere un espacio abierto o cerrado, pero lo suficientemente amplio que permita movilidad al robot para ejecutar las instrucciones de su maestro o amo, lo llamaremos el plano del juego.

El objetivo es que el robot, partiendo desde un punto inicial en el plano del juego, es llegar hasta el punto X dónde situamos una pelota o cualquier otro objeto y coger dicha pelota u objeto. Para ello, en el plano del juego estableceremos ciertos obstáculos, que el robot podrá o no podrá rebasar, dependiendo de las instrucciones disponibles.

Una vez tenemos el plano del juego, el robot y el amo, sólo no faltan las instrucciones disponibles. Inicialmente las instrucciones son muy sencillas. El amo debe limitarse sólamente a usar las instrucciones iniciales. Una vez éste haya escrito las instrucciones, debe dárselas al robot para que éste las ejecute paso a paso. Sólo si el robot llega a su objetivo, el amo podrá añadir más instrucciones al juego.

Las instrucciones iniciales serían:

Como vemos inicialmente hacemos que el niñ@ se acostumbre a usar un lenguaje muy simple y más adelante, cuando sea capaz llevar al robot a cumplir con su objetivo, le damos la opción de añadir nuevas instrucciones al lenguaje, de esta forma su creatividad también. Recuerda que los programadores somos creativos por naturaleza.

Si quieres intentar hacer este “experimento”, puedes encontrar también algunas diapositivas y otro material que el mismo Nikos Michalakis usa cuando pone en práctica esta idea.

La idea creo que es genial y muy saludable, ya que el niñ@ interactúa con otras personas y requiera movilidad física. Y si eres geek como nosotros ;) no hay mejor forma de pasar el tiempo y educar a tus queridos.

Las pruebas que Michalakis ha hecho, han sido con niñ@s con edades comprendidas entre los 5 y 7 años.