Calefacción geek

En 2011 el laboratorio de investigación de Microsoft junto con la Universidad de Virginia, publicaron un trabajo titulado The Data Furnace: Heating Up with Cloud Computing (PDF). En dicho documento se explora la idea de usar el calor generado por los centros de datos para proveer de calefacción a hogares y oficinas.

Un año más tarde dos señores llamados Boaz Leupe y Mathijs de Meijer mientras que trabajaban en la renovación de una casa, rompieron de forma accidental el termostato. Mientras trataban de buscar la forma de guardarse del frío, Meijer mientras que trabajaba con su portátil, a modo de chiste dijo: “si ponemos 100 portátiles en una habitación, lo mismo podríamos calentar la casa”.

Un año más tarde (2013) se fundaría Nerdalize. Una empresa que comercializa un radiator, pero no uno cualquiera, sino uno que lleva dentro un servidor. La idea de Nerdalize es la de proveer un sistema de cloud computing, dónde los servidores de su centro de datos, en vez de estar en un sitio en concreto, los tienen distribuidos por casas particulares.

Una de las preocupaciones de este sistema es la seguridad de los datos almacenados en esos servidores, pero Nerdalize ya ha pensado en ello y el eRadiator (nombre del radiador) dispone de un mecanismo de seguridad en el que si se detecta la apertura del mismo o el intento de acceso a los datos, estos son borrados automáticamente, además de que los mismos están encriptados. Dicha compañía también argumenta que esta forma de distribuir los servidores, añade otra capa de seguridad más, ya que el hecho de que estos están distribuidos, evitan el problema de un único punto de fallo.

La forma en la que el eRadiator funciona es expulsando el calor generado por el servidor dentro de la casa. Éste también se puede apagar (el radiador, no el servidor). Cuando está apagado, el calor es expulsado hacia el exterior de la casa, de ahí que una de las condiciones para poder usarlo es que se debe instalar en una de las paredes exteriores de la casa. Otro punto a tener en cuenta es que el calor generado por el servidor depende de la carga de proceso del mismo, así que si nos quedamos sin internet o la carga de proceso no es lo suficientemente alta, los servidores de Nerdalize tienen un serie de procesos de computación dummy que son disparados en dichas circunstancias, de esta forma la carga de proceso se mantiene y por consiguiente el calor generado.

Otro de los requisitos que actualmente necesitas para instalar uno de estos aparatos, es que tienes que tener conexión de fibra óptica en la casa, aunque están buscando la forma de aceptar otro tipo de conexiones.

El precio de un eRadiator está entre los 400 y 500 euros. Lo que no me queda claro es quien paga la electricidad que consume el sistema o el ruido que genera.

Creo que la idea de reciclar el calor generado por los centros de datos es muy buena y quizás se convierta en un boom en unos cuantos años… ya veremos.

Fuente