Robots que crean su propio lenguaje

Estos robots se llaman Lingodroids, y están programados para usar, crear y compartir un lenguaje. Cuando están en un lugar ellos mismos crean palabras para describirlo, a dónde quieren ir y qué quieren hacer allí. Según Janet Willes de la Universidad de Queensland, “Cuando ellos necesitan una nueva palabra, la inventan”.

Para recibir los datos del exterior usan cámaras de 360 grados, láser y sónar. Un micrófono hace las funciones de orejas y un altavoz se utiliza para emitir los sonidos tipo “beep”, similares a los viejos tonos de los teléfonos (digamos que puede ser su boca). En el cerebro de cada Lingodroid se ha programado una especie de juego donde unen las letras en pares como “ja” ó “ku” y luego se juntan para crear las palabras que necesiten. Por ejemplo, en un juego dos robots están recorriendo un camino y se encuentra en una zona que no conocen. Cuando se encuentran un robot asigna un nombre a ese sitio, por ejemplo “pize” (ejemplo del video) y lo comparte con su compañero, el cual añade esa palabra a su léxico.  Así los robots van creando poco a poco un idioma (PDF) para describir sus viajes para luego poder comunicarlo y sobre todo entender las direcciones para poder llegar a ellos.

Echa un vistazo al video que encabeza este post para ver un ejemplo.

Lo realmente curioso de esta noticia es el método para comunicarse con sonidos, en vez de usar Bluetooth o WiFi. Por lo tanto parece evidente que el siguiente paso es poder hacer que los robots también se comuniquen con humanos.

Visto en Discover Magazine.