10 misteriosos textos cifrados de los que aún no sabemos su significado

kryptos

Escultura Kryptos en la CIA

Esta es una recopilación de la web MotherNatureNetwork (artículo original) de diez textos a lo largo de la historia de los cuales aún no sabemos qué nos querían trasmitir.

Manuscrito Voynich: ya hemos hablado alguna vez de él, este texto de 240 páginas está escrito en un lenguaje desconocido hasta hoy. Está lleno de coloridos diagramas y dibujos de plantas extrañas desconocidas. La datación por carbono revela una fecha de creación entre 1404 y 1438. Lo único en lo que están de acuerdo los investigadores es que no es un engaño. Hacer ese tipo de documento en 1400 no era fácil y requería bastante dinero. Los posibles autores son bastante conocidos como John Dee o incluso Roger Bacon. Más información aquí , en Wikipedia.

Kryptos: es una escultura de cuatro metros de altura en forma de “S” que está en los cuarteles generales de la CIA en Langley (Virgina, EEUU). Creada por el artista Jin Sanborn, ni siquiera la CIA ha podido descifrar completamente el código. Contiene cuatro inscripciones, de las cuales se han podido descifrar tres (aquí puedes ver lo que dicen). En 2006 Sanborn dejó una pista para poder descifrar el cuarto texto: la letras 64-69 NYPVTT se pueden descifrar como la palabra “BERLIN”. Más información aquí.

El cifrado de Beale: son tres textos cifrados  que supuestamente indican la situación de una de los más grandes tesoros enterrados en los EEUU (oro, playa y joyas). Thomas Jefferson Beale fue quién lo consiguió en 1818 en Colorado (EEUU). De los tres, el segundo ha sido descifrado. La Declaración de Independencia de los EEUU ha sido la llave para poder conseguirlo. El texto descifrado indica el lugar donde el tesoro fue enterrado: Bedfod County (Virginia). Pero la localización exacta está cifrada en uno de los otros textos que aún no han sido descifrados. Aquí tienes un análisis sobre el método de cifrado y su posible solución.

El disco de Festos (Phaistos disc): descubierto en 1908 en el lugar donde se encontraba el Palacio de Festos, el disco de arcilla cocida contiene misteriosos símbolos a modo de sellos que podrían pertenecer al segundo milenio antes de Cristo. No se sabe absolutamente nada sobre el posible significado del disco. Más información aquí.

La inscripción Shugborough: es sólo una secuencia de letras: “O U O S V A VV” entre las letras “D” y “M” (dando la secuencia “DOUOSVAVVM”) que fueron escritas en piedra en el siglo 18 en el monumento Shepperd en Staffordshire, Inglaterra. Durante 250 años sigue sin solución. Incluso Charles Dickens y Charles Darwin intentaron resolverlo sin éxito. Aquí tienes una web que dice tener la solución al misterio. Más datos aquí.

El caso Taman Shud: también conocido como “Misterio del Hombre de Somerton” fue un crimen sin solución donde un hombre (aún sin identificar) fue econtrado en 1948 a las 6:30 de la mañana en la playa Somerton en Adelaida, Australia.  Lo misterioso del caso era un pequeño trozo de papel  que decía “Taman Shud” y que se encontraba en un bolsillo oculto en los pantalones de la víctima. El resto del texto parece que pertenece a una colección de poemas llamados “The Rubiayat” escritos por Omar Khayyam. Parece que es una nota de suicido pero a día de hoy aún no se sabe su significado. Más información aquí.

La señal “Wow!”: esta es mi favorita. En verano de 1977, Jerry Ehman un voluntario que trabajaba para el SETI, podría haber sido el primer ser humano en ver una señal inteligente procedente de otro mundo. Estaba escaneando señales de radio del espacio profundo cuando encontró una señal de 72 segundos de duración (quizás duró más pero ese era el tiempo máximo fijado para recibir cualquier señal). Se registró en la constelación de Sagitario cerca de una estrella llamada Tau Sagittarii, situada a 120 años luz de la Tierra. Ehman escribió la palabra “Wow!” en la impresión original. La señal no se repitió y muchos otros investigadores han apuntado hacia esa posición del espacio para poder escucharla de nuevo sin éxito. Más info aquí y este interesante artículo muestra algunas hipótesis sobre su origen.

Las cartas del asesino del Zodiaco: son cuatro cartas que parecen pertenecer al famoso asesino del Zodiaco que aterrorizó a los residentes de San Francisco a finales de los años sesenta y principios de los setenta. Uno de los mensajes se ha podido descifrar pero el resto sigue sin solución. Tampoco se sabe la identidad del asesino y desde 1970 no han habido más asesinatos atribuidos a él.

Las piedras guías de Georgia: también llamado el Stonenghe Americano, es un monumento de granito construido en 1979. Las piedras contienen un texto escrito en ocho lenguajes y son 10 instrucciones para una supuesta nueva Edad de la Razón. También están alineadas con algunos eventos astronómicos. No contiene ningún mensaje cifrado pero su origen y supuesto mensaje son aún un misterio. Sólo sabemos un pseudónimo detrás de esta construcción, R.C. Christian. Una de las instrucciones dadas para la Edad de la Razón es bastante intrigante. En concreto dice “Mantener a la Humanidad por debajo de 500 millones de habitantes para un perpetuo equilibrio con la Naturaleza”. Más datos aquí y aquí.

Rongorongo: es un sistema de misteriosos glifos  encontrado junto a otros artefactos en la Isla de Pascua (la isla de los Moáis). Muchos creen que representan un sistema de escritura perdido y una de las primeras de la historia. No sabemos lo que quiere decir y algunos creen que pueden contener información valiosa sobre lo que le ocurrió a la misteriosa civilización de la Isla de Pascua. Más datos aquí.